1 Crónicas. Libro histórico de la Biblia 

1 Crónicas en la Santa Biblia

Este libro de 29 capítulos escrito según la tradición judía por el Sacerdote Esdras inicia con una serie de genealogías que van desde Adán hasta el regreso del pueblo de Israel luego de su cautiverio. 1 Crónicas inicia con 9 capítulos de genealogía y a partir del capítulo 10 comienza a narrar los sucesos del reinado de David que se encuentran descritos en el libro de 2 Samuel.

¿Porque se escribe Crónicas?

Los judíos que habían sido llevados en cautiverio no eran los mismos que regresaban de Babilonia dado a que habían transcurrido 70 años, 7 décadas en las que seguramente muchos habían muerto y otros habrían nacido. Por tanto, nuevas generaciones eran las que regresaban a Israel y estas debían conocer la razón por la que estaban en ese lugar, quien era el Dios a quien ellos debían adorar y de que forman debían hacerlo; es por ello que surge la necesidad de narrar los hechos de los días o Crónicas como se les conoce dentro de la Santa Biblia.

El cronista se centra en el reino del sur, las tribus de Judá, Levi y Benjamín ya que eran un ejemplo de verdadera fidelidad a Dios. La intención del escritor es animar a los exiliados a que reparen los muros caídos de Jerusalén y que comenzaran a trabajar en la reconstrucción del templo y que como verdaderos judíos comenzaran una nueva vida centrada en la adoración a Dios.1 crónicas

Un hombre conforme al corazón de Dios. 

El propósito del libro es mostrar la verdadera adoración y fidelidad a Dios; por lo tanto, el cronista se enfoca en David, comienza narrando la línea genealógica de su linaje, y luego repite los sucesos más destacados durante su reinado. 1 Crónicas a diferencia de 2 Samuel destaca solo los triunfos de David y no señala sus faltas. David había pecado, pero el arrepentimiento sincero y su fidelidad a Dios le permitieron ser el  perfecto ejemplo de un hombre conforme al corazón de Dios y esto es precisamente lo que el escritor nos muestra.

Versículo Destacado

“E invoco Jabes al dios de Israel, diciendo: ¡oh, sí me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras del mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió.” 1 Crónicas 4:10.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*