Derek Redmond – La carrera de la vida

Derek Redmond

La Carrera de la Vida

Derek Redmond un joven británico era el favorito para ganar la carrera de 400 metros en los juegos Olímpicos de verano en Barcelona 1992. Había entrenado durante años para competir en estas olimpiadas.

Derek Redmond tuvo una buena partida y corrió sin problema, pero la desilusión se produjo a tan solo 150 metros de la meta final, lamentablemente mientras corría a toda velocidad de repente se lastimo el tendón de la corva y se desplomo a la pista con un terrible dolor.

Desde el suelo la carrera parece acabada, pero Derek Redmond tomó una decisión y a pesar del dolor, logra ponerse de pie y comenzó a cojear por la pista, todos le decían que no siguiera y el dolor les daba la razón pero el continuo con el firme propósito de culminar su carrera.

También te puede interesar Tu no estas solo

El Amor de un PadreDerek-Redmond-la-vida

En ese momento aparece su padre a correr a su lado, Derek Redmond le dice, “tengo que terminar esta carrera”, su padre dice “si tu vas a terminar esta carrera, entonces terminemos juntos”.  El joven corredor se apoyó sobre el hombro de su padre al tiempo que se tambaleaba para terminar la carrera.

Derek Redmond no termino en primer lugar… Pero logro terminar su carrera! A pesar de la caída, a pesar del dolor y a pesar de las lágrimas… El persevero y decidió darlo todo. Motivado por un amor tan fuerte… De un padre que le levanto cuando estaba caído.

Al igual que este joven tu y yo estamos corriendo una carrera, “La carrera de la Vida”, en esta carrera no gana el que corre más rápido, ni el primero que llega; si no el que sepa llegar. No importa cómo se empieza la carrera, si no como se  termina, la santa biblia nos dice:

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojemonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” (Hebreos 12:1).

La Clave es la Paciencia

Paciencia significa “Permanecer allí”, es perseverancia, es  aferrarse, es tener fe, es  rehusarse abandonar la carrera a pesar de las caídas, a pesar del dolor o el sufrimiento porque es justo en ese punto donde el Padre aparece para que en sus manos culmines la carrera. Solo aquel que a pesar de sus múltiples caídas se levanta,  se apoya en el hombro de su Padre Celestial y continúa hasta llegar a la meta indiscutiblemente será “EL GANADOR”.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*