Miércoles , 16 Agosto 2017

Dos opciones, una sola decisión

Alcanzar una meta no es una tarea fácil, ya que en el camino que debes transitar para llegar al punto en el que puedas ver esa meta como una realidad te encontrarás con una serie de obstáculos, obstáculos que por un instante te paralizaran; y es justo allí donde debes detenerte a realizar una nueva tarea, esta tarea no es otra que la toma de una decisión… Dos opciones, una sola decisión…

Dos Opciones, una sola decisión

Opción 1:

Rendirte, se refiere al hecho de abandonar tu meta…

Opción 2:

Ser valiente, implica asumir el riesgo que correrás y hacer frente  a la barrera que se te presenta, derribarla y continuar tu camino hacia el objetivo.

Dos opciones, un sola decisión… Debilitarte o fortalecerte en la FE (Recordando que la FE es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve Hebreos 1:1).

El Dador de sueños

DIOS coloca sueños que crees imposibles en tu corazón, pero solo Él hace posible lo que es imposible. Tu tarea es creer y continuar la carrera sin enfocarte en los obstáculos, sino en el objetivo.  DIOS hará conforme a la Fe de tu corazón, según el fin que deseas para tu vida. Jesús te dice: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá (Mateo 7:7).

 ¿Qué sucedería se decides escoger la primera opción?

Estarías renunciando a algo a lo que tienes derecho, recuerda que hablamos de esos sueños que DIOS ha colocado en tu corazón (Sueños que crees imposibles). Si DIOS sembró esa semilla en tu corazón es porque te pertenece, es tuya, tienes derecho a ver los frutos que a su tiempo dará. Por tanto si decides rendirte y no luchas por regar la semilla esta nunca se convertirá en árbol y simplemente no lograras ver el fruto que este traerá, es decir infinitas bendiciones de parte de DIOS para tu vida.

La semilla aún viveEl credo

Si en algún momento de tu vida decides rendirte, quiero decirte que esa semilla aun vive; esta allí aún en tu corazón, solo debes comenzar a regarla. Retoma tu meta y comienza a caminar de nuevo y enfocarte una vez más en el objetivo haciendo frente a los obstáculos, superándolos o pasando sobre ellos, rindiendote ante DIOS. En este contexto la palabra rendirse adquiere otro significado ya que esta seguida de la frase ante DIOS, esto no es más que doblegar tu voluntad ante la de DIOS.

Dos opciones… QUIEN DECIDE ERES TU… 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*