El juzgar a otros…

Cuantas veces hemos criticado la actitud de otra persona, la forma de llevar su vida, la forma como se viste, como cría a sus hijos, como habla, y cualquier cantidad de defectos que podamos ver en dicha persona.

Lo que no nos detenemos a pensar es la cantidad de cosas que habrá pasado esa persona en su vida, que crianza habrá tenido, padres ausentes o alcohólicos, no estuvo en una buena escuela, o tal vez simplemente se levantó de mal humor.

Esto de juzgar es algo que hacemos inclusive sin darnos cuenta en medio de cualquier conversación del día sin darnos cuenta que al juzgar perdemos por un momento la conexión con Dios o con el universo (como lo quieras llamar) ya que estamos apuntando los defectos de esta persona.

Muchas veces nos tomamos las acciones del prójimo como si fuera un ataque contra nosotros. Empecemos por no tomarnos estas acciones como personal, intenta ponerte del lado de la otra persona y entenderla. Todos somos hijos de Dios, provenimos del mismo universo, nos une la misma energía cósmica… Nadie es mas que nadie… Todos somos seres perfectos.juzgar

Entonces la próxima vez que que tu pareja, tu vecino o tu compañero de trabajo te moleste con su actitud, respira profundo y no lo tomes como un ataque mal intencionado hacia tu persona (claro no digo que esto no pueda suceder, pero que no sea la primera y única conclusión que se te ocurra) escucha a esa persona y entiéndela, seguramente te llevarás mucho mejor con el o con ella si logras ponerte en su lugar.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*