Parábola de los talentos – Mateo (25,14-30)

Parábola de los talentos

Lectura del santo evangelio según san Mateo (25,14-30)

“Escuchen también esto. Un hombre estaba a punto de partir a tierras lejanas, y reunió a sus servidores para confiarles todas sus pertenencias. Al priemro le dio cinco talentos de oro, al otro le dio dos, y al tercero solamente uno a cada cual según su capacidad. Después se marchó.Parabola de los talentos

El que recibió cinco talentos negoció en seguida con el dinero y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo otro tanto y ganó otros dos. Pero el que recibió uno cavó un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su patrón.

Después de mucho tiempo vino el señor de esos servidores y les pidió cuentas. El que había recibido cinco talentos le presentó otros cino más, diciendo <señor, tu me entregaste cinco talentos, pero aquí están otros cinco más que gané con ellos>. El patrón le contestó <Muy bien, servidor bueno y horado; ya que has sido fiel en lo poco yo te voy a confiar mucho mas. Ven a compartir la alegría de tu patrón>

Vino después el que recibió dos, y dijo: <Señor, tú me entregaste dos talentos, pero aquí tienes otros dos más que gané con ellos>. El patrón le dijo <Muy bien, servidor bueno y honrado; ya que has sido fiel en lo poco, yo te confiaré mucho más. Ven a compartir la alegría de tu patrón>.

Por último vino e que había recibido un solo talento y dijo: <Señor, yo sabía que eres un hombre exigente, que cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has invertido. Por eso yo tuve miedo y escondí en la tierra tu dinero. Aquí tienes lo que es tuyo>.

Pero su patrón le contestó: <¡Servidor malo y perezoso! Si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he invertido, debías haber colocado mi dinero en el banco. A mi regreso yo loe habría recuperado con los intereses. Quitenle, pues, el talento y entréguenselo al que tiene diez. Porque al que produce se le dará y tendrá en abundancia, pero al que no produce se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese servidor inútil, échenlo a la oscuridad de afuera; allí será el llorar y el rechinar de dientes>.”

Palabra de Dios

Según mi reflexión, este evangelio nos enseña que Dios nos da a cada quien una cierta cantidad de talentos de acuerdo a nuestra capacidad, y esta en nosotros aprovecharlos y multiplicarlos para así recibir mas talentos.

Hay quienes se detienen a ver que otros si tienen algún talento que ellos no tienen en lugar de aprovechar al máximo el talento que Dios le dio para así cosechar nuevos talentos.

Es por esto que el evangelio nos dice “Al que produce se le dará y tendrá en abundancia, pero al que no produce se le quitará todo”.

Esta parábola también nos dice que en la vida se nos presentan muchas oportunidades de asumir riesgos y emprender algo, pero a menudo tenemos miedo de ofrecernos para ello pensando en “No soy el mas capáz“, pero ¿Y si los que son capaces no se han movido?

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*